CELULITIS


Es habitual que la mujer, con su sistema inmunitario más sensible, consulte durante años a distintos especialistas, en forma separada, por problemas que parecieran no tener relación entre sí. La celulitis también es motivo de estas consultas y en mujeres cada vez más jóvenes.

Hemos aprendido que la contaminación medioambiental, sumada a obesidad, sedentarismo, tabaquismo, exceso de medicación para el sistema nervioso, provocan el aumento de frecuencia de estas enfermedades a edades cada vez más tempranas.

Se trata de una inflamación crónica del tejido celular que existe por debajo de la capa de piel, cuya denominación científica es PANICULOPATÍA EDEMATO FIBRO ESCLEROSA, porque están comprometidos los tejidos conjuntivos y adiposos con edema, fibrosis con esclerosis, alteración de los adipocitos, alteración importante en la microcirculación y en la matriz extracelular.

La suma de todo, cuando es severa la inflamación, hace que el tejido conectivo –que actúa como sostén- vertical traccione la piel hacia adentro, y la retención de líquido por el edema, y las células grasas agrandadas –adipocitos- empujan la piel hacia fuera, produciendo la “típica piel de naranja”.

La definición de Celulitis como enfermedad es: afección micro-vásculo-tisular, acompañada de un proceso inmuno-inflamatorio, transformado en crónico y es una afección importante que debe ser evaluada por médicos. Puede ser causa de: infecciones bacterianas, parasitarias, heridas infectadas, a los que se suma en la actualidad, y representa la mayoría de los pacientes y en ambos sexos, las originadas por las intoxicaciones crónicas por compuestos químicos orgánicos y metales de la contaminación medioambiental

Si bien existen factores predisponentes: genéticos, hormonales, alimentarios, neurovegetativos, circulatorios, y hábitos como el sedentarismo, representa un mecanismo de defensa como la reacción inmunitaria-inflamatoria que no termina de resolver el problema, convirtiéndose en una inflamación crónica.

La inflamación crónica altera los vasos sanguíneos, que en condiciones normales tienen un diámetro uniforme siendo posible el intercambio de nutrientes y la eliminación de los desechos metabólicos. También altera los linfáticos que tiene la función de captación e intercambio de sustancias, tranportarlas hacia el torrente venoso, acción como mecanismo de seguridad.

Los factores que afectan a la microcirculación capilar han sido clasificados en tres grupos: primarios, secundarios o determinantes y terciarios o agravantes. Las alteraciones estructurales y funcionales son responsables de la aparición de los transtornos hemodinámicos importantes; los elementos afectados son: el adipocito, la microcirculación veno-linfática, y el coloide, sustancia fundamental del tejido conectivo o mátrix, donde se encuentran fibroblastos, ácido hialurónico, proteoglucanos, colágeno y elastina, y muchas proteínas más que también se encuentran comprometidas.

La lesión de estas fibras produce las estrías y las vergetures que casi siempre son causas de consulta, junto a la conocida “piel de naranja” pero que cuando aparecen, el paciente llega luego de mucho tiempo de padecer la inflamación en su tejido adiposo.

Sólo la Medicina Biomolecular, con sus modernos estudios y técnicas, puede llegar a diagnósticos certeros de la causa, que posibilitan la desintoxicación primero, y luego la aplicación de Protocolos que, con el compromiso del paciente, llevan a una mejoraría notable de la piel con este problema o a su cura definitiva.


ANTIAGING Y CELULITIS

Es razonable que Ud. se pregunte: ¿Qué relación tienen la celulitis con los tratamientos antiaging?. He aquí la respuesta:

“Esta es la primera generación que conoce las causas de las enfermedades” afirma el Premio Nobel 2008, Dr Luc Montagnier. Conocemos ahora que las enfermedades llamadas degenerativas –arterioesclerosis, ACV, Alzheimer, Parkinson, demencias, diabetes, tumores-, comienzan silenciosamente 20-30 años antes, sin dar síntomas.

La celulitis también está estrechamente relacionada, ya que representa una inflamación crónica que lleva a la degeneración de los elementos de la piel: células de la piel, fibroblastos del conectivo; proteínas como la elastina, el colágeno, células grasas y arterias, venas y linfáticos. Es habitual que la mujer, con su sistema inmunitario más sensible, consulte durante años a distintos especialistas, en forma separada, por problemas que parecieran no tener relación entre sí. La celulitis también es motivo de estas consultas y el mujeres cada vez más jóvenes. De esta manera solo logra una larga lista de recetas con distintas medicaciones que solo por un tiempo consiguen mejoría. Hemos aprendido que la contaminación medioambiental, sumada a obesidad, sedentarismo, tabaquismo, exceso de medicación para el sistema nervioso, provocan el aumento de frecuencia de estas enfermedades a edades cada vez más tempranas.

La Medicina Biomolecular con nuevas técnicas y estudios detecta y diagnostica, CON AÑOS DE ANTICIPACIÓN, LAS VERDADERAS CAUSAS que originaron el problema, lo que permite hacer tratamientos exactos, y logra además, de una piel sin problemas, una vejez con mayor calidad de vida, ya que previene las otras enfermedades degenerativas que mencionáramos al comienzo, al mejorar la vascularización de todo el organismo.

Invertir en salud, es evitar los padecimientos que siguen y que atribuíamos a ser típicos de edades mayores, que tienen un altísimo costo en el futuro, tanto en sufrimiento personal y familiar, como económico.
En realidad, es la única forma de hacer un verdadero“ tratamiento anti-aging” al mejorar la irrigación de todo el organismo.

La Medicina Biomolecular, así como Dermoestética Biomolecular, utiliza nuevos estudios, técnicas y equipamiento para llegar a diagnósticos exactos de la causa de la celulitis, y tratamiento específico para cada una de ellas.

Ayúdenos a difundir estos conocimientos y evitar frustrados tratamientos de altos costos, la mayoría locales, que no tratan la causa.
Estamos seguros de poder serle útil y mejorar, en definitiva, su calidad de vida.




¡¡TU CONSULTA NO MOLESTA!!
Podés escribirnos al siguiente e-mail:
medicinabiomolecular4@gmail.com
Turnos al Tel: (011) 4811-2500
Horario de atención telefónico
Lunes a viernes de 9 a 16 horas