CELULITIS


La celulitis es una afección importante que debe ser evaluada por médicos desde el “enfoque biomolecular”, antes de cualquier terapia; y tratada, en forma personalizada, con diagnósticos exactos.
Se trata de una inflamación crónica del tejido celular que existe por debajo de la capa de piel, cuya denominación científica es PANICULOPATÍA EDEMATO FIBRO ESCLEROSA, porque están comprometidos los tejidos conjuntivos y adiposos con edema, fibrosis con esclerosis, alteración de los adipocitos, alteración importante en la microcirculación y en la matriz extracelular.
La suma de todo, cuando es severa la inflamación, hace que el tejido conectivo –que actúa como sostén- vertical traccione la piel hacia adentro, y la retención de líquido por el edema, y las células grasas agrandadas –adipocitos- empujan la piel hacia fuera, produciendo la “típica piel de naranja”.
La definición como enfermedad es: afección micro-vásculo-tisular, acompañada de un proceso inmuno-inflamatorio, transformado en crónico.
Puede ser causa de: infecciones bacterianas, parasitarias, heridas infectadas, a los que se suma en la actualidad, y representa la mayoría de los pacientes y en ambos sexos, las originadas por las intoxicaciones crónicas por compuestos químicos orgánicos y metales de la contaminación medioambiental
Si bien existen factores predisponentes: genéticos, hormonales, alimentarios, neurovegetativos, circulatorios, y hábitos como el sedentarismo, representa un mecanismo de defensa como la reacción inmunitaria-inflamatoria que no termina de resolver el problema, convirtiéndose en una inflamación crónica.
La inflamación crónica altera los vasos sanguíneos, que en condiciones normales tienen un diámetro uniforme siendo posible el intercambio de nutrientes y la eliminación de los desechos metabólicos. También altera los linfáticos que tiene la función de captación e intercambio de sustancias, tranportarlas hacia el torrente venoso, acción como mecanismo de seguridad.
Los factores que afectan a la microcirculación capilar han sido clasificados en tres grupos: primarios, secundarios o determinantes y terciarios o agravantes. Las alteraciones estructurales y funcionales son responsables de la aparición de los transtornos hemodinámicos importantes; los elementos afectados son: el adipocito, la microcirculación veno-linfática, y el coloide, sustancia fundamental del tejido conectivo o mátrix, donde se encuentran fibroblastos, ácido hialurónico, proteoglucanos, colágeno y elastina, y muchas proteínas más que también se encuentran comprometidas.
La lesión de estas fibras produce las estrías y las vergetures que casi siempre son causas de consulta, junto a la conocida “piel de naranja” pero que cuando aparecen, el paciente llega luego de mucho tiempo de padecer la inflamación en su tejido adiposo.
Sólo la Medicina Biomolecular, con sus modernos estudios y técnicas, puede llegar a diagnósticos certeros de la causa, que posibilitan la desintoxicación primero, y luego la aplicación de Protocolos que, con el compromiso del paciente, llevan a la curación definitiva de la celulitis.