RETINOPATÍAS-MACULOPATÍAS


En principio, siempre el proceso inicial es en los recubrimientos –endotelio- de los pequeños vasos arteriales, comenzando un micro-proceso inflamatorio. Si los mecanismos de defensa son buenos y la “condición del huésped” satisfactoria, no pasará a mayores.

En cambio, cuando del paciente lleva años de estar relacionado con productos tóxicos –metales o químicos-; por su trabajo o relación de cercanía con trabajos con agroquímicos; su alta exposición al sol sin protección ocular; por padecer diabetes sin compensar; o transitar una edad donde los antioxidantes empiezan a no alcanzar, justifican que cada día sea mayor el número de pacientes con retinopatías y maculopatías.

Las pequeñas arterias de la retina y mácula, sufren ataques a sus biomoléculas de colágeno y elastina, desencadenando un proceso de arterosclerosis; comienza a depositarse el colesterol oxidado; aparecen edemas localizados; pequeñas dilataciones aneurismáticas; dilataciones venosas, y otras. Las máculas pierden células por acción de los rayos ultravioletas y de las moléculas oxidantes tóxicas-químicas y metales-.
Poder diagnosticar en forma temprana y exacta las verdaderas causas de las lesiones con las técnicas y estudios de la Medicina Biomolecular, permite ahorrar tiempo y tejidos, que tratados oportunamente pueden ser rescatados sin necesidad de tratamientos invasivos locales, como el láser, por ejemplo.