RETINOPATÍAS-MACULOPATÍAS


Las retinas, en realidad tejido cerebral especializado, son una de las zonas más vascularizadas, es decir, mejor irrigadas por sangre, del organismo. Esto les confiere la particularidad que, cuando ingresa una sustancia tóxica al cuerpo por cualquier vía: piel, aparato respiratorio, o digestivo, en pocos minutos pasarán por las retinas y máculas, y un poco quedará en la retina.

En principio, siempre el proceso inicial es en los recubrimientos –endotelio- de los pequeños vasos arteriales, comenzando un micro-proceso inflamatorio. Si los mecanismos de defensa son buenos y la “condición del huésped” satisfactoria, no pasará a mayores.

En cambio, cuando del paciente lleva años de estar relacionado con productos tóxicos –metales o químicos-; por su trabajo o relación de cercanía con trabajos con agroquímicos; su alta exposición al sol sin protección ocular; por padecer diabetes sin compensar; o transitar una edad donde los antioxidantes empiezan a no alcanzar, justifican que cada día sea mayor el número de pacientes con retinopatías y maculopatías.

Las pequeñas arterias de la retina y mácula, sufren ataques a sus biomoléculas de colágeno y elastina, desencadenando un proceso de arterosclerosis; comienza a depositarse el colesterol oxidado; aparecen edemas localizados; pequeñas dilataciones aneurismáticas; dilataciones venosas, y otras. Las máculas pierden células por acción de los rayos ultravioletas y de las moléculas oxidantes tóxicas-químicas y metales-.

Con las técnicas y estudios de la Medicina Biomolecular se puede diagnosticar, en forma temprana y exacta, las verdaderas causas de las lesiones, ahorrando tiempo y consecuencias, que tratadas oportunamente pueden ser evitadas sin necesidad de tratamientos invasivos locales.

Ayúdenos a difundir estos conocimientos.
Por inquietudes o consultas puede escibirnos al siguiente e-mail:
medicinabiomolecular4@gmail.com
Turnos al Tel: (011) 4811-2500
Horario de atención telefónico
Lunes a viernes de 9 a 16 horas