TERAPIA ORTHOMOLECULAR


En la década del 50 del Siglo XX, el Dr Linus Pauling desarrolla su trabajo de investigación sobre los efectos que representaban para la salud, la carencia de los componentes, tanto en las moléculas, como de algunos ciclos metabólicos.
Postula que era necesario, y mucho mejor, suplementar al organismo con estos productos antes que hacer terapéutica de los síntomas, llamando a este enfoque Terapia Orthomolecular, tomando la raíz griega –ortho- como correcto, es decir, funcionamiento correcto de las moléculas. Resumiendo, era necesario suplementar las carencias y no medicar.

Después de 70 años, esto solo no basta y lamentablemente no alcanza a cubrir las necesidades de los nuevos pacientes porque ha cambiado:

1- La sociedad, en el cumplimiento de paradigmas que no puede cumplir, provocando una ruptura de la red solidaria necesaria y base toda sociedad
2- Conflictos sociales, estimulados por grandes migraciones internas y externas, que complican aún más la provisión de servicios, y las presiones psicológicas sobre el individuo y la familia, por expectativas insatisfechas.
3- La contaminación medioambiental por productos químicos y metales, por cientos de miles de nuevas moléculas a los que no se les ha estudiado su toxicidad, y responsables de la “pandemia silenciosa” por intoxicar en forma lenta y sin síntomas durante años.
4- La aparición de un “nuevo paciente” víctima de contaminación por aire, agua, alimentos, ruidos, ondas electromagnéticas.
5- La sumatoria de todos estas causas sobre organismos que responden de distintas maneras ante contaminaciones por múltiples elementos, con síntomas y signos combinados, confusos, y complejos.
6- La falta de formación médica universitaria sobre estas nuevas formas de presentación del enfermo en la consulta diaria, que llevan a fracasos terapéuticos, y al desasosiego del profesional.

Entonces la Terapia Orthomolecular se ha transformado ahora en un apoyo más, como suplementación, en los Protocolos de la Medicina Biomolecular de desintoxicación de los “nuevos pacientes”, luego de estudios especiales que llegan al diagnóstico de la causa, y de las carencias específicas.