Card image cap

Inquietudes y consultas: [email protected]


Las “enfermedades del Siglo XXI” que afectan a los llamados “nuevos pacientes” son causadas por moléculas tóxicas químicas -más de 100.000 creadas por los seres humanos en las últimas décadas- que ahora son combinadas entre ellas, y asociadas a metales para potenciar sus efectos, que también resultan ser tóxicos. Llegan por vía digestiva, aparato respiratorio y piel.

En su mayoría se comportan como moléculas oxidantes que suman su agresividad a las producidas por las propias moléculas oxidantes -radicales libres- producto de infecciones crónicas, o enfermedades inflamatorias crónicas no tratadas, en especial en adultos mayores por no producir síntomas.

Con la suma de lesiones, que tienen la particularidad de comportarse como “círculo vicioso” porque se retroalimentan entre ellas, se favorece en forma progresiva las alteraciones que deterioran al sistema inmunitario y predisponen a las enfermedades por perjudican en forma silenciosa al “terreno predisponente” del paciente, y terminan después de años provocando síntomas que por su complejidad son difíciles diagnosticar y de tratar.

En nuestra experiencia se trata de intoxicaciones múltiples, por muchos metales y productos tóxicos, que no presentan los síntomas clásicos de cada uno de los tóxicos cuando las intoxicaciones son agudas, que toman todos los tejidos con distintos grados de severidad que las hace muy complejas y caprichosas en sus formas de presentación.

Así surgen las “nuevas enfermedades” en estos nuevos pacientes: fibromialgia, fatiga crónica, “hígado graso”, más de 80 autoinmunes, complejas retinopatías, maculopatías, alergias atípicas, enfermedades raras, problemas del neurodesarrollo y del espectro autista; colesterol elevado, entre otras, así como el aumento de frecuencia desmesurado de enfermedades ya conocidas.

La Medicina Biomolecular® con nuevos equipos y estudios llega al diagnóstico de la verdadera causa y aplica como terapia Protocolos Personalizados. Si no son tratadas de acuerdo con la verdadera causa predisponen a la degeneración de los tejidos.